lunes, 1 de noviembre de 2010

a Federico Espinosa

SIEMPRE HAY ALGO QUE DECIR
Felipe Vera Martínez

El pasado 14 de junio, se llevó a cabo en la Plaza de los Comunicadores una ceremonia de conmemoración del XXII aniversario de quien fuera uno de los hombres pilares del micrófono en la Isla del Carmen, FEDERICO ESPINOSA ALAMILLA, a las 9 de la mañana se dieron cita familiares y amigos para rendirle un homenaje póstumo, al padre de familia, al amigo leal y sincero. Don Fico como se le conocía en la isla por su trato amable y gentil, iniciador de la primera estación de radio en Carmen la XEIT propiedad de otro gran amigo carmelita Don Mario Boeta Blanco. Aquí seria el pilar de una serie de personas que seguirían sus pasos en la locución, en sus años mozos fue idealista igual que todos lo hemos sido alguna vez, siguiendo el deseo de ser alguien, se fue a la ciudad de México a trabajar, allá conocería a personajes como Don Pedro Ferriz Santa Cruz y a Don Jacobo Zabludovsky, con los cuales hizo amistad. Pasados los años la nostalgia por la tierra lo hizo regresar pues la familia vivía en la isla, su padre era el capitán de puerto el Sr. José María Espinosa Castillo y su hermano Santiago Espinosa Castillo, capitán de altura. Ya de regreso Don Fico, después de correr sus aventuras en los medios de comunicación nacionales. Se instala en la isla y se casa con Angelita López y de esa unión nacieron tres hijos dos hombres y una mujer, Federico el primero (qepd), José y Adda de los Angeles Espinosa López. La vida transcurría como todo en esa época del Carmen, paz y tranquilidad, sobraba el tiempo para todo. Recuerdo la gran mayoría de las calles de arena. Por los años 70`s, Don Fico era toda una figura radiofónica en la isla, locutor de la XEIT, maestro de ceremonias de los eventos más importantes de la ciudad, recepciones de políticos, bodas, quince años, la presencia de Federico Espinosa como locutor o maestro de ceremonias, lo mismo que para transmitir el beisbol, qué tiempos aquellos. Todos quienes lo conocimos guardamos un gran cariño y respeto, porque era un gran caballero de la comunicación, con una modulación, dicción, respiración, pronunciación, excepcional, dándole su tiempo a las palabras, emotivo en los programas de concursos, serio en la noticias, anecdótico en el programa charlas de sobremesa. El 14 de junio de 1988, dejó este espacio terrenal para seguir seguramente en la diestra del Gran Arquitecto del universo, anunciando la llegada de los nuevos habitantes de reino de los cielos. A 22 años de su desaparición física la ASOCIACION NACIONAL DE LOCUTORES DE MEXICO, Delegación Campeche, le rindieron un homenaje a ese gran carmelita que supo dejar huella en la historia de la radio, miembro de esta asociación por años 70`s, fundador del sindicato de radio y televisión STIRT, primer locutor de la incipiente televisora local que se instaló en lo que es hoy la cámara de comercio, desde ahí se transmitieron algunos programas con artistas locales, hace cuarenta años, don Federico Espinosa Alamilla. No cabe duda que el tiempo pasa y no se detiene. Hasta hoy no se ha podido reorganizar aquel proyecto de tener una televisora carmelita que produzca y transmita todo lo que el Carmen guarda en la historia desde su creación en el año de 1717. Hoy los que se dicen comunicadores, que lejos están de tener por lo menos la capacidad de improvisación que tenía este caballero de la radio. Hoy con gritos y obscenidades quieren hacer entretenido el espacio que cubren. Qué triste que de aquella radio elegante y respetuosa no queda nada. Los empresarios ven más por su ganancia que por llevar cultura al auditorio. En fin la historia es el juez más severo que sabe poner a cada quien en su lugar. Por lo pronto los amigos y familiares de Federico Espinosa Alamilla lo recordamos con el cariño y afecto que supo ganarse durante su estadía en este plano terrenal. Simplemente digo. POR EL DERECHO DE HABLAR CON APEGO AL DERECHO. ES CUANTO.